Contenidos

Inseminación Intrauterina

Complejidad: Baja

La Inseminación intrauterina (IUI), también conocida como: Inseminación Artificial (IA), inseminación de donante o inseminación alternativa, es un procedimiento que consiste en colocar el semen (de su pareja o donante) directamente dentro del útero (propio, de la pareja o subrogado) por vía vaginal, utilizando un catéter.
Es una opción menos invasiva y menos costosa en comparación con la fertilización in vitro.

Tásas de Éxito

La tasa de éxito de la inseminación artificial es de aproximadamente el 15%-20% por ciclo. Tras 4 intentos de inseminación artificial, se puede conseguir una tasa acumulada del 45-50%.

Generalmente, en el caso de inseminación con semen de donante, la tasa de éxito es mayor.
Existen muchos factores que influyen en el resultado, como la edad de la mujer, la reserva ovárica, la calidad del semen o el grado de la alteración que causa la infertilidad. En la mayoría de los casos, es recomendable someterse a un estudio completo de fertilidad, ya sea individual o de la pareja, con el fin de detectar las posibles causas que impiden conseguir el embarazo.

Los especialistas recomiendan como norma general que si tras cuatro ciclos de Inseminación Intrauterina no se consigue el embarazo, se exploren otras técnicas de reproducción asistida como la Fertilización in Vitro.

Estadísticas

Las mayores estadísticas provienen del CECOS (Hospital Necker de París, Francia), donde existe un registro muy extenso de acuerdo a varios factores como causa de la inseminación, edad de la mujer, semen de la pareja o donante y resultados muy exhaustivos.

Cómo y Dónde

Previamente a la inseminación, es necesario estudiar el caso particular de la paciente y realizar los estudios clínicos siguientes:
  • Grupo sanguíneo
  • Serología del VIH (virus del SIDA), VHB (virus de la hepatitis B), VHC (virus de la hepatitis C) y sífilis 
  • Perfil hormonal basal de tercer día del ciclo incluyendo TSH
  • Citología vaginal
  • Histerosalpingografía para asegurarse que las trompas de Falopio estén permeables. 
  • Este procedimiento se realiza en una clínica de reproducción asistida,  con especialistas en reproducción humana y laboratorios acreditados por las autoridades de la región correspondiente para poder realizar este tipo de procedimiento. Con la paciente en posición ginecológica, se coloca un espéculo vaginal (espejo vaginal) para localizar el cuello del útero.
  • Se realiza un aseo del área vaginal para localizar el orificio cervical en donde se introducirá el catéter.
  • Se carga la muestra de semen en una jeringa y se introduce con el catéter hasta el fondo del útero, donde se deposita la muestra. Este proceso dura aproximadamente 5 minutos.
  • Luego, se retira el espejo y la paciente retoma su posición normal. Después de unos minutos de reposo, la paciente puede incorporarse y retomar sus actividades normales.

Procedimientos

  • En base a los resultados de los estudios previamente mencionados, se determina la dosis hormonal adecuada para la estimulación ovárica de la paciente.
  • La primera consulta se hace en los primeros 3 días de la menstruación para evaluar por ultrasonido el estado de los ovarios (incluyendo descartar la existencia de quistes) y útero.
  • Luego, se cita a un monitoreo de ovulación entre el octavo y noveno día del ciclo de la paciente, durante el cual se determina el número de los folículos y su crecimiento respectivo.
  • Se continúan realizando ultrasonidos para ver el momento en que la ovulación es inminente en cuyo caso se puede optar o por que esta ocurra espontáneamente o darle a la paciente un medicamento que induce la ovulación en aproximadamente 36 horas.
  • Posteriormente, se cita a la paciente para la Inseminación Intrauterina. Ese día los espermatozoides provenientes de su pareja o de un donante se entregan al laboratorio una vez obtenidos por masturbación.
  • Mientras, los espermatozoides están previamente preparados en el laboratorio para maximizar su potencial. En el laboratorio de andrología, se separan los espermatozoides del eyaculado y se someten a una centrÍfuga. Los especímenes que sobrevivieron a ese proceso son los seleccionados para la inseminación.
  • El objetivo siendo incrementar las posibilidades de fecundación del óvulo, se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo y se facilita el encuentro entre ambos, colocando los espermatozoides en el fondo uterino, aumentando las posibilidades de conseguir el embarazo. 
La inseminación es una  Fertilización “in vivo” en la paciente y a diferencia de la Fertilización in Vitro, no es necesaria la extracción previa de los óvulos de la mujer lo que la convierte en una opción menos invasiva y menos costosa.